Mareas

Ninguno de los pescadores deportivos de nuestra costa planearíamos una jornada sin antes haber revisado la previsión de la marea, a sabiendas de lo mucho que el continuo ir y venir de las aguas condiciona el comportamiento de peces y demás fauna litoral. En general se entiende bien que la marea se origina por la atracción de la luna sobre las aguas del mar, pero los pescadores con mentes mas inquietas podrían verse en un aprieto al intentar intuir como es el mecanismo en realidad. Nuestras mareas del Cantábrico son relativamente grandes pero quedan lejos de los 17 metros de la Bahía de Fundy (Canadá) o los 14 del Canal de Bristol, la cadencia de dos subidas y bajadas iguales cada casi 25 horas que observamos aquí es el patrón mas común en los océanos del mundo pero en otros lugares puede observarse una sucesión de mareas grandes y pequeñas consecutivas (Vancouver) o tan sólo un ciclo diario (Vietnam). En mares semicerrados como el Mediterráneo apenas hay mareas aunque un enclave aislado (Golfo de Gabes, Túnez) sorprende con mareas de más de 2 metros… Las aguas del océano tratan de seguir las fuerzas gravitatorias que tiran de ellas, según el baile de Tierra, Sol y Luna describiendo elipses en el vacío cósmico, pero son permanentemente frenadas por la fricción con el irregular lecho oceánico, haciendo de las mareas algo más complejo que un monótono subir y bajar del nivel del mar. Por suerte la repetición cíclica de las oscilaciones del agua en los mismos lugares permite calcular con precisión las mareas futuras tal y como se presentan en las guías anuales. Desde el Centro Oceanográfico de Gijón deseamos a todos los usuarios que les sea útil, esperando que la pesca deportiva en todas sus modalidades se realice de una manera responsable, para así poder seguir conservando y disfrutando de nuestro rico pero frágil ecosistema litoral en el futuro.

César González-Pola.
Oceanógrafo Físico.